COMBATIR LA VIOLENCIA DE GÉNERO DESDE UNA PERSPECTIVA MULTIDISCIPLINAR: LA PSICOLOGÍA Y LA ABOGACÍA

Próximamente, nuestro equipo visitará la Fundación ALANNA, esta lleva a cabo programas de carácter socio-educativo dirigidos a la inclusión de mujeres en exclusión social. Uno de los temas que en común tienen con nuestro equipo es el trabajo con mujeres víctimas de la violencia de género, problema lamentablemente aun en camino de erradicar y que nos atañe a todos. Desde L&C queremos destacar en esta entrada la importancia de la integración multidisciplinar de profesionales para combatir este hecho, ya que en lo poco que llevamos de año, se ha contabilizado la cifra de 7 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas. Por ello, en el estudio de Rodríguez, J. S. (2001). Abordaje multidisciplinar en el maltrato a la mujer. Cuadernos de Medicina Forense, 11. se pone de manifiesto las actuaciones
que deben realizar los distintos profesionales que intervienen en los casos de agresión a la mujer, con el objetivo de conseguir entre todos disminuir la incidencia del llamado Síndrome de la Mujer Maltratada, algo que, por su extraordinaria frecuencia, constituye,
según la propia Organización Mundial de la Salud, «un problema de salud internacional».

El Síndrome de la Mujer Maltratada, asociado al TEP (trastorno por Estrés postraumático) hace referencia al trastorno patológico de adaptación que se da en las mujeres que son víctimas de violencia de género como resultado de un maltrato continuo,sus consecuencias pueden ocurrir como consecuencia de las siguientes fases:
1-Desencadenante. Cuando se dan los primeros malos tratos, estos ya rompen la seguridad que debería desempeñar la pareja y en quien la mujer ha depositado su confianza y expectativas. Lo que da lugar a una desorientación, pérdida de referentes, llegando incluso poder padecer depresión.
2-Reorientación. En esta fase la mujer comienza a buscar nuevos referentes, pero sus redes sociales están ya muy mermadas y por tanto se encuentra sola. Con su percepción de la realidad ya desvirtuada, se autoinculpa de la situación y entra en un estado de indefensión y resistencia pasiva.
3-Afrontamiento. Aquí ya asume el modelo mental de su compañero, tratando de manejar la situación traumática sin éxito.
4-Adaptación. La mujer proyecta la culpa hacia otros, hacia el exterior, y el síndrome de Indefensión Aprendida se consolida a través de un proceso de identificación.

Para ayudar a la mujer a su adaptación y recuperación de su vida el trabajo conjunto de psicólogos, médicos, servicios sociales, policías e intervención judicial es imprescindible.

Nosotros destacamos hoy el papel del psicólogo y del abogado, haciendo hincapié en la labor de estos.
El papel del psicólogo:
Desde la psicología se pretende atender de modo integral y especializado a mujeres víctimas de violencia de género y a sus hijos e hijas, así como a personas dependientes de la misma, en el caso de violencia en el ámbito doméstico y afectivo, así como prestar apoyo para la adquisición y/o recuperación de habilidades y capacidades personales que permitan la autonomía y la integración en la vida social, laboral y económica, aumentar la seguridad de la mujer maltratada, ya que no se puede olvidar el peligro físico en el que viven inmersas estas mujeres, reducir y/o eliminar sus síntomas, aumentar su autoestima y seguridad en sí misma, aprender y/o mejorar los estilos de afrontamiento, de solución de problemas y de toma de decisiones, fomentar una comunicación y habilidades sociales adecuadas, modificar las creencias tradicionales acerca de los roles de género y las actitudes sexistas.
Todos estos objetivos se modifican y/o adaptan en función de la problemática y la situación concreta de la mujer, lo que se pretende con ellos es conseguir normalizar la experiencia de la mujer y fomentar su independencia, recuperando así el control de su vida y dándole estrategias que la sitúen en una posición de mayor poder y confianza en sí misma.

Para poder alcanzar estas metas, la psicología cuenta con una serie de técnicas y estrategias. Además, es muy importante la inclusión de un componente educativo en el que se aborden las creencias tradicionales sobre el maltrato a la mujer y las actitudes sexistas.

El papel del abogado:
Los abogados cuentan con importantísimas funciones para abordar la violencia de género en una mujer, para ello, asisten a la mujer de forma real y efectiva hasta la finalización del procedimiento en la instancia judicial de que se trate, realizan orientación jurídica, defensa y asistencia abarcando todos los procesos y procedimientos administrativos con causa directa o indirecta en la violencia padecida hasta su finalización, garantizan y homogeneizan el servicio de asistencia letrada en la formulación y presentación de la denuncia y solicitud de la orden de protección, mejoran el servicio policial a la víctima y la formulación policial del atestado, establecen pautas generales para la información y asistencia a la víctima, tanto de los aspecto judiciales como de las posibles prestaciones y medidas sociales, así como informan a la mujer del derecho que le asiste para solicitar el beneficio de justicia gratuita y de los requisitos necesarios para su reconocimiento, auxiliándola, si fuere necesario, en la redacción de los impresos de solicitud.

Por todo ello, destacamos en el blog la asistencia íntegra de la mujer en todas su áreas para asistir y diminuir nuevos episodios de violencia, apoyándola y siendo sus medios de ayuda para superar satisfactoriamente la violencia en sus vidas.

¿Qué son las cláusulas abusivas?