Mi experiencia con Strong by Zumba®: No es una clase de baile, es un desafío que te va a transformar.

El miedo está presente en nuestras vidas, al igual que la incertidumbre. Por eso creamos una zona de confort en la que estamos cómodos, en la que nos sentimos protegidos, a salvo. Cuando pensamos en salir de ella, algo dentro de nosotros nos susurra que no lo hagamos, que nos basta con ser hoy iguales que el día anterior.

Eso es parte de lo que significa ser humano, no pasa nada por sentirlo cuando afrontamos un nuevo reto. Lo importante, lo que es de verdad fundamental, es lo que decidimos después de escuchar esa voz.

Podemos hacerle caso, y sentir ese alivio momentáneo al evitar la puesta a prueba de nuestros límites, un engañoso alivio que se verá antes de lo que pensamos sustituido por una insatisfacción vital duradera.

O podemos afrontarlo aceptando ese reto, aprendiendo a equivocarnos y también a acertar.

Esa fue la decisión que tuvimos que afrontar quince chicos y chicas, cada uno de nosotros de distintas procedencias, con distintos miedos y anhelos, con historias y momentos vitales diferentes, pero con un objetivo en común: salir de nuestra zona de confort, aceptar el reto y superar la sombra de la incertidumbre, poner a prueba nuestros límites en una intensa jornada para convertirnos en instructores Sync™, en los embajadores de Strong by Zumba®.

Strong by Zumba® no es una clase de baile: es un entrenamiento de alta intensidad (HITT) progresivo y al alcance de cualquier participante gracias a las opciones que se facilitan para cada uno de los movimientos; ese entrenamiento se realiza sincronizado con la música, la cuál ayuda a la motivación de los participantes, pero no son los movimientos los que están al servicio de la música, sino que se utiliza ingeniería inversa para que artistas como Steve Aoki sean los que diseñen un “traje a medida” al servicio de un programa que pone en movimiento de manera global los músculos de todo el cuerpo, desarrollando las competencias motoras, y trabajando el sistema respiratorio y cardiovascular del participante.

A Diana Serena, nuestra guía y mapa en ese viaje, ya la define su primer gesto: regalarnos una pulsera a la entrada, en el registro previo: una pulsera en la que se lee: “Lo que es imposible hoy será posible mañana; vence tus límites”. Esa pulsera no es un regalo de Zumba® Fitness, que nos haría otros, es un regalo de la propia Diana, materializando en algo tangible todos los valores inmateriales, treméndamente valiosos, que nos iba a proporcionar ese día.

El palmarés de nuestra guía en esta aventura es espectacular: Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y Deporte, Master en Formación del Profesorado y ex atleta profesional de la selección italiana de Atletismo; ZES™ (Zumba Education Specialist), formadora de Zumba® Fitness, Entrenadora Personal certificada, Instructora de Pilates y de actividades dirigidas. Pero eso no alcanza a definir sus valores como persona, como formadora, como motivadora. Tampoco un currículum puede abarcar cómo es capaz de inculcar y de saber transmitir esa pasión por su trabajo, esa responsabilidad por aquellos alumnos que están a su cargo, al igual que nosotros estaremos a cargo de otros al comenzar a dar clases de Strong by Zumba®

Al fin y al cabo, en la capacitación nosotros debemos de convertirnos en alumnos para poder empatizar con ellos, para saber lo que van a sentir, lo que podemos llegar a hacerles sentir.

En eso consistió My First Class™, con la que iniciamos la jornada: una clase de Strong by Zumba® en nuestra propia piel, sintiendo ese corazón que comienza a bombear desde el calentamiento hasta el primer cuadrante (Actívate), un corazón que se ve obligado a trabajar en equipo con tu aparato respiratorio en el segundo cuadrante (Enciéndete) mientras tus músculos y torso ya comienzan a estar a plena potencia, llegando todo ese equipo combinado de nuestro organismo a su máximo apogeo en el tercer cuadrante (Desafía tus límites), ese en el que, una vez superadas las anteriores fases, llegas a la meta, a terminar la clase antes del trabajo en suelo de tonificación del core que representa el cuarto cuadrante (Todos al piso); y realizas la vuelta a la calma sintiendo que has trabajado, que todo tu cuerpo ha respondido, que el tiempo se te ha pasado volando, llevado por el ritmo de la música y el esfuerzo.

Y con ello, con la llegada a esa meta que significa completar los cuatro cuadrantes, llega la satisfacción personal, junto con la adaptación a la que hemos obligado al cuerpo, que ahora es un poco mejor que ayer, y al que dejamos preparado para seguir mejorando mañana.

Eso es Strong by Zumba®, y en cada sentadilla, en cada estocada, en cada burpee por el que Diana nos ha guiado, lo hemos sentido en nuestras propias carnes.

Así, exhaustos y satisfechos, iniciamos una disección, casi una anatomía forense, de cada uno de los cuatro cuadrantes, así como del calentamiento y la vuelta a la calma.

En cada uno de ellos, una breve parte teórica que precede al verdadero espíritu del “aprender haciendo”, el poner a prueba lo explicado por parte de Diana y expuesto en el manual: el poder adaptar cada movimiento básico en una serie de variantes que se adapten a las condiciones reales de los asistentes a la clase.

Por tanto, tres niveles por cada movimiento: el nivel medio, un nivel básico, y un nivel avanzado para aquellos que quieran (mejor dicho, que puedan) llegar hoy aún más lejos, y para aquellos que llegarán mañana, o pasado mañana. Eso no importa, no importa de donde se parta al iniciar las clases de Strong by Zumba® porque todo el mundo tiene un inicio, igual que nosotros, igual que Diana. Todo el mundo tiene un primer paso, y lo importante, como Diana dice, es saber volver a dar esos primeros pasos las veces que sean necesarias.

Y los primeros pasos como instructores fueron para nosotros un aprendizaje exhaustivo de los movimientos básicos: sentadilla, estocada, elevación, plancha…, junto con todas sus variantes, conociendo cómo depurar la técnicas de esos movimientos aparéntemente básicos pero cuyo dominio profundo es condición ineludible para dar una clase con garantías. Pues los primeros ejemplos de nuestros alumnos debemos ser nosotros mismos, no puede ser de otra manera.

Comienza el trabajo en grupo con los compases de la canción I Got This, perteneciente al primer cuadrante, desmontando esa canción primero entre varios grupos, diseccionando los movimientos básicos que conforman sus partes y haciendo y practicando variantes que sigan los tres niveles anteriormente explicados. También nos ponemos por parejas, aprendiendo a enseñar y a corregir al otro, antes de dirigir al resto del grupo, practicando las instrucciones verbales que han de ser precisas, eficientes y terceras. En definitiva, cada instrucción, nos enseña Diana, ha de ir al núcleo, a lo esencial de lo que queramos transmitir al alumno para que ejecute correctamente cada ejercicio y sea capaz de aprovechar sus ventajas.

Ese trabajo en grupo es de aprendizaje, por supuesto, pero se crea también en el ambiente una energía común y un compañerismo que comienza a crear lazos entre todos los que estamos embarcados en este viaje de conocimiento. Ya sabemos que somos capaces, que tendremos que luchar cada día por esa mejora continua, pero que podemos, y que estamos unidos por los mismos objetivos.

Hablamos sobre el segundo cuadrante, y con éste llega un nuevo desafío: ahora nosotros somos los creadores.

Se nos proporcionan movimientos de nivel medio de una de las canciones del segundo cuadrante, a partir de los cuales debemos obtener las variantes de nivel básico y avanzado, aplicando lo ya aprendido: es el momento de acertar o de equivocarnos, pero también, y sobretodo, es el momento de atrevernos a experimentar, a probar, a pensar en caminos y comprobar si llevan a alguna parte. Todo ello, con el fin de darnos cuenta de todo lo que hay detrás de cada movimiento de Strong by Zumba®: el resultado de muchísimas pruebas, de muchísimas investigaciones llevadas a cabo por expertos en el campo del deporte, la medicina y la fisiología: miles de horas y un ingente esfuerzo económico invertido para que los cuadrantes que llegan a nuestros ordenadores y que luego apliquemos en nuestras clases sean de la máxima eficiencia, y que puedan cumplir los objetivos del programa Strong by Zumba®.

La eficiencia también es el ahorro de tiempo, tanto para alumnos como para instructores: eso lo descubrimos más tarde, al presentarnos, con ocasión del tercer cuadrante (Desafía tus límites) el RMS, intuitivo método de aprendizaje de los distintos movimientos que conforman las canciones de los cuatro cuadrantes, y que forma parte de los muchos beneficios de la membresia Sync™. Como miembros ZIN™ sabemos que aprender y dominar una secuencia ordenada de movimientos lleva su tiempo y esfuerzo, y Strong by Zumba® ataja ese camino precisamente por haber invertido antes un ingente tiempo y esfuerzo en crear un sistema pensado hasta el último detalle para que el aprendizaje de las canciones sea cómodo y rápido.

Y vaya si lo es: Diana se apostó una cena a que nos aprendíamos la rutina, e incluso con el cansancio acumulado y una pantalla pequeña fuimos capaces de aprendernos de forma muy rápida una de las canciones de ese tercer cuadrante, que, recordemos, es además el más exigente.

¿Os imagináis cómo puede ser entonces en la tranquilidad de nuestra casa? Yo ya no me lo imagino, lo he probado y el resultado es magnífico.

No necesitábamos ya a esas alturas que Diana nos convenciera de las ventajas de convertirnos en miembros Sync™ con membresia mensual. De hecho, si no me equivoco todas las tarjetas de inscripción estaban entregadas ya, pero nos regaló una serie de reflexiones sobre el esfuerzo continuo y la necesidad de la práctica y mejora continuas que iban más allá, mucho más allá, del propio programa, y que son válidos para todos los órdenes de la vida. Hasta ese punto es generosa Diana Serena.

Ya al llegar a la práctica de ‘Todos al piso’ creo que todos éramos conscientes de que los minutos, que la arena del reloj de la jornada ya comenzaba su caída inexorable. Que aquello se estaba acabando y que teníamos que exprimir y saborear hasta el último de aquellos momentos que nos proporcionaba la experiencia.

Tras solventar las últimas dudas Diana nos contó una historia que no olvidaré, ni en especial olvidaré su moraleja: hay que saber volver a empezar, partir de cero, las veces que haga falta.

Éramos quince nuevos hombres y mujeres de acero, sí. Al terminar a las 18:00 horas de aquel día de capacitación, no éramos ya los mismos que habíamos entrado a las 9:00 de la mañana. Lo que nos llevábamos, además, iba mucho más allá de la sala de fitness de un gimnasio, era aplicable allí y en cualquier ámbito de nuestra vida. Y a partir de ahora, aunque contemos con el apoyo de Diana, nos toca a nosotros practicar, practicar, y volver a practicar. Mejorar cada día un poco más, ir un poco más allá, y disfrutar de Strong by Zumba® junto con los alumnos, para que ellos noten, cada día, un poco más, los beneficios del programa, para que venzan sus límites junto con nosotros y para que, lo que es imposible hoy, sea posible mañana.

Sobre el autor:

Javier Lacomba Tamarit ejerce como abogado especializado en derecho literario y propiedad intelectual, como mediador, y como gerente de la PYME Glaspol Composites S.L., empresa distribuidora de productos químicos. También es crítico de cine en la web ElMulticine.com, conferenciante y profesor de talleres de derecho literario en Fuentetaja y el Museo L´Iber y, por increíble que pueda parecer, instructor certificado de Zumba® y Strong by Zumba®.

Como escritor ha publicado relatos en la revista ‘Calabazas en el trastero’ editada por la editorial Saco de Huesos, y en numerosos libros de la Generación Bibliocafé; también ha visto la luz su relato ‘El Altar de Nieve’, publicado por la Editorial Evohé en la antología ‘Niebla y Sangre’ ; ‘La aventura de la aldea lluviosa’ publicado por Pulpture ediciones como nº 25 de sus ‘Historias Cortas de Intensa Ficción’ en su especial de Sherlock Holmes, ‘La última diosa’, incluido en la antología ‘De amor y guerra’ publicada por Ediciones Babylon y ‘La verdad prevalece’ ’30 hombres fascinantes en la historia de Valencia’ editado por Vinatea.

‘El Cuarto Disparo’ es su primera novela extensa, que se puede adquirir en librerías y en este enlace : Compra aquí la novela El Cuarto Disparo

El derecho de comunicación pública y el contrato de edición